Una probadita

Es muy fácil y común darle al nieto, sobrino, prima o cualquier bebé ajeno alguna probadita, porque con poquito no le pasará nada, porque solo es una probadita, porque se le antojó.

Pero antes de hacer eso pregúntate:

¿Estarás acompañando al bebé y a los padres si le causa alergia?
¿Te vas a desvelar con ellos para cuidar al bebé si le hace daño?
¿Cubrirás los gastos médicos que puedan resultar?
¿Cubrirás a los padres en caso de que deban faltar a trabajar por cuidar al bebé?

Los riesgos existen y ¿por qué exponer al pequeño?

A ti te dieron probaditas y no te pasó nada y lo hiciste con tus hijos, ¡está bien! Pero eso no es justificación de interferir en la crianza ajena.

No pongas en riesgo la salud de un bebé por una pequeña probadita.

Fuente: mamá recién nacida

Dejanos tu comentario