Un Regalo para Papá Noél

Hubo una vez, una navidad que se complicó un poquito. Papá Noél se encaprichó y era él quien quería un regalo.

El mundo entero se conmocionó y se movilizó en busca del mejor regalo para él.

–        Quiero uno solo!… pero el mejor!…hasta que no me den lo que quiero no voy a regalar nada más!…- declaró.

–        Pero qué es lo que quieres?…- preguntó un duende amigo mientras le medía la cintura porque lo veía flaco.

–        Ah!… ese es un problema!…ansío algo pero no sé qué es!… cuando me lo den, ahí me daré cuenta, pues mi corazón se sentirá contento.-

Y así fue como los corazones del mundo comenzaron a latir ideas tan locas como tiernas.

En el Japón… idearon un carro espacial con renos robots que no necesitaban más que la luz del sol o la luna para funcionar, por lo que podía andar todo lo que quisiera sin cansancio ni alimento. Y era tán velóz que podría terminar temprano y acostarse a dormir.

En Francia le diseñaron el mejor traje de la historia, que era liviano y abrigado a la vez, con un sistema de compresión que lo ayudaría a bajar por las chimeneas sin quedarse atascado ni sucio.

En el Brasil le fabricaron una carroza tan alegre y  multicolor que flotaba en el aire y con millones de hilos se conectaba a todas las casas del pais… él podría dejar los regalos en un solo lugar y cada uno tiraría del hilo para recoger su regalo.

Hasta el momento, si bien estaba muy gustoso con las ocurrencias y el trabajo de los seres que pensaban en alivianarle el trabajo, su corazon no estaba aún alborozado, pues en realidad para él era una alegría enorme hacer lo que hacía.

Entonces, los seres de los demás países cambiaron la estrategia y apuntaron a regalos más sentimentales.

En Italia le grabaron un cd con las mejores canciones navideñas, villancicos realizados por niños de todo el mundo, acompañados por coros de monjes católicos, tibetanos e indios. Le entregaron un mp3 donde podía escucharlo tambien mientras viajaba de aquí para allá.

En Argentina le fabricaron un mate luminoso personalizado, con una yerba especial que no se gastaba y un termostato incorporado que renovaba el agua cada dos minutos. Y cada vez que sorbía la bombilla, sonaba la risa de los niños argentinos que le inundaban el alma de amor.

Y así, muchos regalos originales llegaban desde todos los rincones del mundo.

Pero eran demasiado rebuscados según su corazón le indicaba.

Resulta entonces que una noche, tocan a su puerta… toc toc toc…

–        Quien és?-

–        Ve… vengo a ..a..a darle mi..mi..mi regalito? …- se escuchó decir a una niña que temblaba de frio por la nieve.

–        Pasa querida!!!!….estas muy desabrigada!… qué haces en remera?…-

–        Es que vengo desde áfrica, con mi padre hicimos un esfuerzo enorme para convencer a medio mundo de ayudarnos a llegar a aquí… gracias a la colaboración de muchos seres de muchos países que con amor me indicaron el camino… es que aquí e

stoy para ofrecerle lo único que puedo darle…-

–        Dime niñita?… qué tienes para darme?…-

Con vergüenza, la niña de 9 añitos le pidió que se acerque. Al agacharse Papá Noél… ésta le dio un besito en el cachete y un abrazo muy amoroso.

Fue tanta la alegría de su corazón que Papá Noél se puso a cantar con amor y alborozo!!!… por fín alguien le había dado lo que tanto buscaba!… la máxima expresion del amor verdadero en un simple beso.

La niña que nada material tenía para darle buscó lo mejor de sí para demostrar su amor y agradecimiento al ser que aún sin que muchos creyeran en él mantenía vivo el espíritu de la natividad de un niñito que simboliza la esperanza de un mundo mejor sea cual sea la religión que se profese… pues el amor… es el camino que todos podemos compartir.

Felíz navidad!!!!! jojojojojooooooo

Claudio Alejandro Coaker
Todo Sobre El Bebe <info@todosobreelbebe.com

¿Qué te pareció ?