Ser mamás

¿Se podrá definir que es ser mamá? ¿Hay un solo “tipo” de madre? A veces creo que una mamá es una persona que en su rol de madre va pasando por distintos estados. Hay momentos que miramos a nuestros hijos y sentimos que nuestro corazón estalla de amor y hay momentos en que los miramos y no sabemos para que lado correr. Somos las más felices del hogar y somos las que nos llenamos de canas de todos los colores.

Una mamá tiene el don de poder cambiar de humor en minutos podemos estar enojadísimas con nuestro hijos y con una carita que nos hacen comenzamos a reir como locas. Podemos transformarnos en leonas y defender a nuestra cría ante cualquiera que los trate mal y convertirnos en dulces cachorritos para mimar a nuestros hijos cuando los vemos tristes.

Por eso digo que somos personas que tratamos de hacer lo mejor con todo el amor del mundo pero que a veces nos equivocamos feo. Nos es cuestión de meter la pata porque es nuestro primer hijo supongo que si tenemos diez seguiremos cometiendo errores porque todos nos necesitan de distinta forma.

Cada mamá , biológica, del corazón, que está en el cielo, que tiene un hijo lejos o que lo tiene muy cerquita en su corazón, siempre desea lo mejor para sus hijos sin importar la edad de estos. Como sea se las ingenia para llegar al corazón de ellos y dejarle ese calorcito de madre.

Para mi una mamá es una persona, sí una persona pero una muy especial…las madres tenemos un poder increible en la vida de nuestros hijos porque aunque no querramos estamos dejando una huella en ellos desde el primer día. Cuando son chicos son los únicos que nos conocen de verdad porque todo el día están mirando y escuchando lo que hacemos. Ellos nos conocen despeinadas, sin maquillaje, con esa “ropa cómoda” , con esa cara cuando  atendemos el teléfono y con la que ponemos cuando cortamos. ¿Qué madre no temió que su hijo la “mande al frente” en algún momento?.

Y todo ese conocimiento sobre nosotras deja huellas, y cada palabra que le decimos, linda o fea, también deja huella.
Por lo tanto propongo que a partir de hoy podamos ser mejores personas especialmente con nuestros hijos, ser honestas con ellos y con los otros, tratar de valorizar lo realmente importante y no lo banal.

Gabriela Arias Uriburu dice: “Siempre digo que los hijos nos disfrutan cuando somos personas disfrutables.”
Qué mejor regalo  que volvernos personas disfrutables, honestas, amorosas que viven su vida con pasión sabiendo que cometemos errores como todos pero que sabemos disculparnos y retomar el camino del amor.

Romina Deguer Puericultora

Dejanos tu comentario

Tags from the story