Cuidados del cordón umbilical

Durante el embarazo, el cordón umbilical es la vía por la cual el feto recibe nutrientes y elimina desechos, pasando por la placenta. Es una estructura muy importante durante el embarazo, que al momento del nacimiento, cuando ya no cumple más esta función, se pinza y se corta.
Luego, entre la primera y la segunda semana de nacido el bebé, el cordón se seca y se desprende.

⦁    Para que el cordón cicatrice adecuadamente, es recomendable mantenerlo lo más limpio y seco posible. Para eso, una vez por día, se pasa suavemente una gasa con alcohol fino por el cordón y su base, descartando la gasa después (no hay que dejarla sobre el cordón, ni ponerle “ombligueras”, ya que debe airearse). Recordar que el bebé no tiene sensibilidad en el cordón (solo en la base puede sentir molestias o dolor al limpiarlo)
⦁    Antes de la caída del cordón umbilical no es recomendable dar al bebé baños de inmersión, porque podría retrasar su secado y caída. Durante ese período se recomienda higienizarlo por partes y limpiar el cordón con agua y gasa solamente.
⦁    Recién después de la caída del cordón se le pueden dar al bebé baños de inmersión. Es muy importante no dejar nunca solo al bebé en la bañera ni por un breve instante.
Señales de alerta en el proceso de cicatrización del cordón umbilical
Es importante vigilar el cordón umbilical para detectar signos de infección, y en ese caso consultar al médico, cuando existe:
⦁    Secreción amarillenta y con mal olor.
⦁     Enrojecimiento y piel sensible alrededor del cordón.
⦁     Sangrado activo (que sucede cuando el cordón umbilical se desprende antes de tiempo). Si el cordón sigue sangrando de manera continuada, debe consultarse de inmediato al médico.

Fuente: Ministerio de Salud Argentina

Comentarios

Tags from the story