Bronquiolitis

¿Cuáles son las preguntas más frecuentes sobre esta patología?

¿Qué es la Bronquiolitis?
La bronquiolitis es una infección respiratoria aguda que se manifiesta  principalmente en niños menores de dos años. Recibe este nombre porque la  principal área afectada es la de los  bronquiolos que son pequeños conductos  por donde circula el aire que respiramos y que con la infección se inflaman y se llenan de secreciones.
Es una infección predominantemente viral y de ellos el más conocido es el virus sincicial respiratorio (VSR).

Se produce con más frecuencia durante los meses de otoño-invierno, aunque podría producirse en cualquier momento del año.
Es fácilmente transmisible de persona a persona (contagioso), sobre todo en lugares cerrados y con mucho contacto interpersonal (guarderías, jardines, familias numerosas).

¿Cuáles son los síntomas a tener en cuenta?
Generalmente comienza como una infección inespecífica de las vías aéreas altas (resfrío), con secreciones nasales y congestión.
Luego pueden ir agregándose, con diversos grados de afectación, los siguientes síntomas:

  • tos (seca o con secreciones)
  • fiebre (en grado variable)
  • dificultad para respirar, como ser respiración acelerada, silbido, movimientos profundos del abdomen, quejido, movimiento de apertura de los orificios de la nariz
  • algunos niños sobre todo los más  pequeños pueden tener pausas  prolongadas en la respiración (apneas) como manifestación de la enfermedad
  • vómitos, inapetencia
  • palidez o coloración  azulada de la piel pueden ser también  manifestaciones de la infección  respiratoria.

    ¿Hay niños con mayor riesgo de infección?
    Sí. Dentro de este grupo se encuentran:
    -Niños nacidos prematuros o de bajo peso.
    -Niños con enfermedades cardíacas o respiratorias previas.
    -Niños que no recibieron lactancia materna.
    -Niños que viven en ambientes contaminados (especialmente humo de  cigarrillo) en condiciones de hacinamiento.
    -Niños que concurren a jardines y guarderías.

    ¿Qué estudios deben hacerse para el diagnóstico?
    La mayoría de los niños no requiere estudios complementarios ya que la evaluación del pediatra es suficiente. Se trata de una patología de diagnóstico clínico.
    Los estudios complementarios, como la radiografía de tórax, los análisis de sangre o los análisis de secreciones respiratorias quedan reservados para aquellos niños que requieren intervención médica más profunda y en general se le realizan a pacientes internados.

    ¿Cuál es el tratamiento?
    Medidas generales:
    -Ofrecer abundantes líquidos por boca.
    -Mantener lactancia materna, eventualmente  fraccionada al igual que las mamadera (menos volumen con tomas mas seguidas).
    -Mantener las fosas nasales permeables, limpiando o aspirando suavemente las secreciones.
    -Acostarlo en posición semisentada.
    -Bajar la fiebre con los métodos convencionales (paracetamol, ibuprofeno o medios físicos)
    NO SE RECOMIENDA EL USO DE ANTIBIOTICOS

    Importante:
    Nunca indicar un medicamento (aunque sea de venta libre) sin la indicación  médica correspondiente.
    No administrar antitusivos, descongestivos ni  medicaciones caseras o folclóricas (tés, cremas con balsámicos, vaporización del  ambiente con esencias, etc.

¿Cuándo es necesaria la internación?
-Cuando son bebés muy pequeños (menores a tres meses) o con factores de riesgo.
-Si no puede alimentarse o descansar bien.
-Si hace pausas para respirar (apneas).
-Si el pediatra detecta alguna complicación (por ej. bajo oxígeno en sangre).

¿Hay riesgo de contagio?
Dado que son enfermedades transmisibles de persona a persona, los niños son la población más vulnerable por lo que se debería evitar el contacto innecesario con personas cursando infecciones respiratorias.
Evitar o minimizar el contacto con las secreciones (los gérmenes se eliminan, además, con la tos y los estornudos a varios metros de distancia),los juguetes y utensilios de comida deben ser cuidadosamente lavados.
Es importante lavarse las manos con agua y jabón  luego del contacto con los niños enfermos, así como desechar los pañuelos usados.
Los niños deberían permanecer en el domicilio mientras duren los síntomas ya que los virus respiratorios pueden eliminarse  durante varios días.

¿Se puede prevenir la BRONQUILITIS?
Dado que es una enfermedad producida por varios gérmenes no existe todavía una  vacuna que brinde una protección completa, por lo tanto la mejor prevención es:
-evitar el contacto con personas enfermas
-mantener a los bebés en ambientes con temperatura agradable
-evitar el tabaquismo domiciliario
-mantener la lactancia materna
-mantener el carnet de vacunas al día.

Para finalizar…
Consultar al pediatra ante la aparición de los primeros síntomas respiratorios (agitación, dificultad para respirar, palidez, coloración azulada de la piel, pausas en la respiración, fiebre de más de 48 hs de evolución, etc.)

Dra. Anabel Rodríguez – MN130830 MP6216 Hospital Zonal “Ramón Carillo” San Carlos de Bariloche

Comentarios