Recuperar la tranquilidad

Con la llegada de un bebé a nuestras vidas el mundo que conocíamos se modifica totalmente. Dudamos de cualquier creencia o conocimiento previo. Necesitamos dormir, conectarnos con nuestra vida anterior pero a la vez no queremos perdernos ni un minuto de esta.

Nuestras relaciones con los demás cambian, nuestras prioridades son otras, nuestro cuerpo es distinto y hasta las horas del día parecen no ser 24.
Estamos agotadas, felices, tristes, famélicas, sedientas…
Tenemos dolores nuevos y muchas muchas dudas.

El puerperio no es una etapa para pasar sola, con miedos y dudas. Las Puericultoras estamos para acompañarte, compartir nuestro conocimiento y ayudarte a conseguir lo mejor para Uds como nueva familia.

Cuando me reuno con mamás recientes les dedico todas las horas que necesitan y conversamos de todo lo que quieran relacionado a esta nueva etapa de sus vidas. Siempre quedamos en contacto para las nuevas dudas y también para las alegrías.

Lo más importante de mi paso por sus vidas es dejarles herramientas para que confíen en sus decisiones, en lo que sienten. Si uno cuenta con información puede procesar mejor lo que está pasando y saber cual es el mejor camino a seguir.

La maternidad es para toda la vida y la relación madre – bebé es un vínculo que jamás desaparece. Puede ser mejor o peor pero siempre estará. ¿Vale la pena comenzarlo de la mejor manera verdad?

Romina Deguer – Puericultora

Dejanos tu comentario