Muerte súbita del lactante

Hoy voy a hablar de un tema difícil, un tema que entristece y que da miedo. Me refiero al “Síndrome de la Muerte Súbita en Lactantes” (SMSL) o “Muerte de Cuna”.

Me he tardado en poner esta nota que tengo pensada desde hace meses, porque me duele que algunos de los que me honran siguiendo mi página, estén viviendo o hayan vivido esta devastadora experiencia. Pero pienso que la información es importante, no solo para prevenir, sino también porque puede ayudar a encontrar la resiliencia (es la capacidad de adaptación frente a una experiencia perturbadora o un estado o situación adversa).
Es decir, es importante conocer los factores de riesgo, pero también es importante que, si te ha ocurrido, sepas que no tienes la culpa y recuperes la paz.

Explicaré de forma breve qué es el SMSL, cuáles son los factores de riesgo y qué podemos hacer para prevenirlo.
La fuente de información es:
https://kidshealth.org/es/parents/sids-esp.html , Publicación validada por la Academia Americana de Pediatría. Ahí podrás ampliar la información si lo deseas.

¿Qué es el SMSL?
Es la muerte repentina e inexplicable de niños menores de un año de edad.
Ocurre casi siempre mientras el niño duerme, por eso también se llama “muerte de cuna”. Sucede en niños que no estaban enfermos de nada, lo que lo hace todavía más doloroso y traumático para la familia.

¿Con qué frecuencia ocurre?
No tengo estadísticas de México, pero es la causa principal de muerte en los bebés de entre un mes y un año en los Estados Unidos, y cada año se cobra las vidas de aproximadamente 2,500 niños en ese país.

¿Cuáles son los factores de riesgo?
• DORMIR BOCA ABAJO.
• Fumar, beber o consumir drogas durante el embarazo.
• Atención médica prenatal deficiente.
• Bebés prematuros o con bajo peso al nacer.
• Madres menores de 20 años.
• Bebés expuestos al humo del tabaco después de su nacimiento.
• Exceso de calor por demasiada vestimenta o ropa de cama a la hora de dormir.
De todos, dormir boca abajo es el más importante. Desde que en 1992 en los Estados Unidos se señaló esta situación y se promovió dormir boca arriba, la frecuencia de SMSL disminuyó en un 50%.

El tener peluches, almohadas, colchones blandos o que no ajustan bien, cobijas o sábanas sueltas también aumenta el riesgo.

Pongan atención a la imagen.

Ahí de manera gráfica, muy clara y en español, se ejemplifica cómo preparar la cama del bebé. Esta imagen la tomé del Ministerio de Salud de Argentina y fue la mejor ilustración que encontré. Una fuente totalmente confiable.

Estas medidas son útiles mientras el niño no sea capaz de darse la vuelta al dormir. Sin embargo, cuando ya el pequeño se voltea cuando se le pega la gana, también el riesgo de SMSL disminuye importantemente.

Comparte esta información con quiénes tengan bebitos de un año o menores.

Mis datos de localización están en esta página de Facebook, Dr. Alberto Estrada Retes.

¡Saludos!

Dejanos tu comentario

Tags from the story
,