Embarazo adolescente

Mujeres y varones tienen derecho a decidir si quieren o no ser madres o padres, y cuándo serlo.

Para poder disfrutar de la sexualidad sin correr el riesgo de que ocurra un embarazo no buscado existen los métodos anticonceptivos.

Tanto el varón como la mujer tienen una responsabilidad en la prevención del embarazo. No es únicamente una tarea de él o de ella, sino de ambos.

Cada año en la Argentina cerca de 120.000 chicas menores de 20 años tienen hijos. Aunque algunas de ellas buscan intencionalmente el embarazo, en la gran mayoría de los casos se trata de embarazos no buscados.

Para los chicos y chicas adolescentes tener un hijo representa un cambio de vida muy grande, incluso para toda su familia. Muchas veces dejan de estudiar y tienen que asumir otras responsabilidades.

Además suele ser diferente la manera en que impacta el embarazo en la vida de una mujer que el modo en que lo hace en la vida de un varón. No sólo porque el embarazo se desarrolla en el cuerpo de las mujeres sino también por las desigualdades que en nuestra cultura parecen naturales, pero que no lo son, y hacen que a menudo recaiga en la mujer la mayor parte del cuidado de los hijos.

Para los adolescentes que se convierten en madres y padres, lo ideal sería que las nuevas responsabilidades que implica tener un hijo no los obligue a abandonar sus estudios y proyectos.

Aunque tal vez tengan que resignar algunas cosas, siguen siendo adolescentes y sus familias cumplen un papel fundamental para ayudarlos y acompañarlos en su nueva tarea de padres y de madres.

Derechos de las alumnas embarazadas y madres en el sistema educativo

En Argentina, la Ley 25.808 garantiza a las alumnas embarazadas o que están dando de amamantar el derecho a seguir estudiando. Ni los directivos ni los responsables de los establecimientos pueden impedir que este derecho se cumpla.

Mientras que la Ley 25.273 considera un régimen especial para alumnas embarazadas de establecimientos estatales, municipales y provinciales, quienes tienen derecho a 30 inasistencias de corrido o fraccionadas justificadas y no computables antes o después del parto.

Para acceder a este derecho las alumnas deben presentar en la escuela un certificado médico de embarazo.

Asimismo, las alumnas que certifiquen estar en periodo de amamantamiento pueden retirarse de clase 1 hora diaria por el lapso de 6 meses a partir de su reincorporación a la escuela luego del parto, a fin de sostener la lactancia materna.

 

http://www.msal.gov.ar

Comentarios