Si lo hacemos juntos sale mejor

Los rápidos progresos de los niños entre los dos y los tres años hacen que el mundo les parezca un desafío irresistible. Festejamos que a esta edad ya puedan tomar un vaso con ambas manos y beber con facilidad pero ellos pretenden servirse solos con la jarra. “YO SOLO “ argumentan convencidos y terminan de desconcertarnos con un “yo te ayudo Mami”.

Les divierte ayudarnos ,los hace sentirse grandes y útiles.
Cuando un chico logra sentirse eficaz esta avanzando en varios componentes básicos de su personalidad como son los sentimientos de competencia y de autonomía además del propio espíritu de colaboración. Esta adquirido confianza en si mismo.
Lo hace en relación con un impulso excelente el de ayudar y por su espíritu de imitación lo que ocurre es que la ayuda real que podemos esperar de un niño tan pequeño es muy relativa, las cosas que pueden hacer son bastantes limitadas. Hay que entender que todo lo que le permitamos realizar es por el bien del niño y no para facilitar nuestro día.

A si mismo son varias las tareas que con un poco de ayuda pueden realizar. Por ahora no se plantean realizar un trabajo propiamente dicho sino sobre todo el fin es jugar. Es por esto que abandonaran la tarea emprendida en cuanto pierdan el interés por la misma o esta deje de ser divertida.
Por el momento podemos proponerles solo actividades sencillas y cortas. Por ejemplo  ayudar a poner y sacar elementos de la mesa, regar las plantas, agregar ingredientes fríos a una preparación o comida .Todo desde luego bajo nuestra estrecha vigilancia, incluso pueden barrer con una escoba chiquita o sacudir el polvo de los muebles bajos.

Si nota que su ayuda sirve de algo se sentirá orgulloso y eso lo incentivará sentando bases para que en un futuro podamos animarlo a abordar tareas mas comprometidas a su corta edad. Todo sin olvidar que se trata mas que nada de un juego pero también recordando que entrenamos y creamos hábitos siempre elogiándolos por intentarlo.

Cualquier tarea puede convertirse en un juego no solo divertido sino educativo. También es una buena manera de encontrar un tiempo para compartir con nuestros hijos así como de mantenerlos entretenidos.

Hagamos las cosas juntos!
“Tener dominio sobre los objetos del mundo que nos rodea es un desafío permanente  y un logro importantísimo para el niño”.

Romina Deguer

@TalleresparamamásybebésBariloche

Comentarios