Algunas sugerencias sobre la alimentación

Es bueno que el niño o niña tengan su propio plato desde que comienzan a comer. Así se puede saber cuanto come cada vez.

Al principio el bebé comerá una vez al día, almuerzo o cena, cuando la mamá pueda estar más tranquila y predispuesta.

Es muy importante que quién alimenta al niño lo mire, le hable y le sonría. Le podemos anunciar la comida con una canción o un gesto.

Es conveniente usar una cucharita pequeña, de bordes lisos y suaves. Cuando empieza a comer con cuchara, el niño suele sacar la lengua y parece rechazar la comida. No es así…¡No se desanime! Si le pone el alimento en el centro de la lengua, evitará que lo escupa.

No se preocupe si no come lo que usted espera. Es un proceso de aprendizaje: cada niño tiene su ritmo y debe ser respetado.

Es muy importante no usar la comida como premio o castigo. Los alimentos son necesarios para crecer y será bueno que los chicos lo entiendan así desde el principio.

De a poco el niño reconocerá el momento de la comida como una rutina placentera, en la que puede participar activamente. Ofrézcale una cuchara para que ensaye comer por sí mismo y háblele de lo que le esta dando.

Es mejor incorporar alimentos de a uno por vez para probar si el niño los va aceptando y detectar posibles alergias.

Si el niño se enferma, no reduzca ni suspenda su alimentación. Al contrario: mantenga la lactancia materna y ofrézcale comidas simples, más seguidas.

Los 6 meses son el momento justo para que el bebé empiece a comer otros alimentos que necesita sin dejar la teta.

A partir del año, es bueno que el niño/a comparta la mesa familiar.

Fuente: Lactancia Materna y Alimentación Complementaria Pronap 2005- Módulo Nº 4
Tomado de folleto: Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación- UNICEF – SAP, 2005

Comentarios