Los bebés extrañan el útero

En los tres primeros meses de vida los bebés extrañan el útero materno. Es por ello que lloran mucho, respiran de manera irregular, tiene cólicos y problemas de sueño.

Sin embargo a los tres meses ya son bebés diferentes, mucho mas seguros. Durante las primeras doce semanas de vida, los padres deben brindar al bebé un ambiente lo más parecido al útero, en lugar de tratar de ambientarlo al mundo, ya que aún no está listo para ello.

Y también es importante que no se desesperen cuando esté sobre estimulado y llore demasiado. En lugar de eso, deben aprender a identificar el tipo de llanto y darle la atención requerida a su pequeño(a).

Cuando llore y ya se haya descartado el cambio de pañal, la alimentación (la cual debe ser siempre según demanda) o los gases, el bebé debe ser arrullado constantemente y en paralelo la mamá o el papá debe hacer ruidos similares a un «Shhh» – pero suave y rítmico (no brusco porque puede asustarlo).

Este ruido asemeja lo que el bebé escuchaba cuando estaba en el útero de su madre.

Esto contradice lo que algunos especialistas sugieren, como no tenerlos mucho en brazos, ni correr a ver qué tienen ni bien lloran, o no alimentarlos a demanda sino a horas específicas para crearles horarios desde pequeños.

Sin embargo, lo lógico es que en los primeros meses de vida, los padres estén muy pendientes de lo que ocurre con el bebé, de acariciarlo, de hablarle, de arrullarlo, de bañarlo, cambiarlo y alimentarlo cada vez que lo necesite.

A medida que el bebé crezca, ya existirá el tiempo y las maneras de crearle rutinas necesarias para inculcar orden.

Pero mientras son pequeñitos, en realidad antes que un horario para alimentarse o aprender a calmarse solos, solo requieren amor, dedicación y tiempo de sus padres.

Así tendremos bebés y padres felices.

Dra. Fermina Liza Román.

Psicóloga Perinatal

Dejanos tu comentario