La mayoría de las madres quieren dar el pecho

A lo largo del ejercicio de la pediatría, particularmente en los últimos años, he podido observar que la mayoría de las mamás sí quieren dar pecho, pero no son mayoría las que lo consiguen. Resulta que apenas un 14.5% de los niños mexicanos toman leche materna hasta los seis meses de edad.

En un país en el que es difícil conseguir atención médica y los servicios de salud pública tienden al colapso, en dónde se vive un desabasto cada vez más grave de insumos hospitalarios y medicamentos de todo tipo, en donde las instituciones que tradicionalmente habían cubierto o mal cubierto las necesidades más básicas de la población, amanecen cada día sin recursos y ya ni siquiera la emblemática capacidad de improvisación alcanza para cubrir los faltantes, en este preciso país, se nos ocurre además, ser el penúltimo lugar de América en lactancia materna.

Pero volviendo al tema: ¿Por qué, si la mayoría de las mamás mexicanas quieren dar pecho no lo hacen?

Será por varias razones:

Los médicos hemos fallado.
Todos los días, o casi todos los días, cuando interrogo a mis pacientes de primera vez, encuentro mamás que suspendieron la lactancia por consejo del pediatra, del ginecólogo o del médico que sea.
Entre paréntesis, presento mi respeto y admiración a las enfermeras mexicanas, excelentes promotoras de la lactancia materna, les debemos mucho.

Muchas señoras suspenden la lactancia porque les han recetado algún medicamento, y según el médico, no se puede seguir con el pecho. En la enorme mayoría de los casos no es así. A otras, el médico les quita el pecho, porque la leche “ya no nutre”. Qué absurdo.

Encuentro también mamás que suspenden el pecho por presiones familiares. Comentarios de la suegra, de la abuela, de la tía metiche o de la vecina. Comentarios que bastan para que en su ignorancia, la madre se crea que a cierta edad del niño, su leche ya no sirve y suspenda.

Veo mamás que no encontraron la técnica adecuada, y fracasaron desesperadas al no poder conseguir el acople necesario. Desistieron ante la facilidad de preparar una fórmula láctea (siempre muy a la mano) y por la falta de adecuada asesoría. No cabe duda que la Liga de la Leche requiere todo nuestro apoyo.

Atiendo mamás que dicen simplemente: “es que ya no me salió leche, doctor”, y al interrogar descubro que sólo fue una “crisis de lactancia” mal manejada y mal asesorada.

Veo las fórmulas lácteas por todos lados, y la eficiente mercadotecnia de las mismas para hacerse lo más atractivas posible ante los ojos tanto de facultativos como de la población, ofreciendo bonitos colores, sabores y magníficos diseños de etiquetas y veo que las restricciones para la promoción de las mismas no necesariamente se cumplen como se deberían cumplir.
La lactancia materna no debería de tener competencia comercial.

Veo también mamás, las menos, que por su propia comodidad deciden no dar pecho, y ya. Muy respetable.

Respeto a todas las mamás que no dan pecho y mi deber como pediatra es apoyarlas con todo lo que esté a mi alcance para el buen crecimiento y desarrollo de sus hijos. Nadie es menos madre por no dar seno materno. Deploro cualquier denostación en contra de quien por la razón que sea no haya dado o no esté dando pecho.
Pero tenemos que enfrentar una realidad estadística, que es irrefutable:
Las poblaciones que alimentan a sus hijos al seno materno tienen un índice de hospitalización infantil menor que aquellas cuyos índices de lactancia materna son bajos, como México.

Dada la incapacidad de nuestro país para atender a niños que requieren hospitalización, creo que la promoción de la lactancia materna debería de ser una prioridad absoluta y urgente.

Después de todo es gratis.

Mis datos de localización están en esta página de Facebook, Dr. Alberto Estrada Retes.

(Sale esta nota porque agosto es el mes mundial de lactancia materna y va en apoyo de quienes dedican su tiempo y esfuerzo en promoverla, particularmente a las damas de la Liga de la Leche aquí en Torreón).

¡Saludos!

Fuente: Dr Alberto Estrada Retes

Dejanos tu comentario