El alta – Nos preparamos para ir a casa!

La consulta al Equipo de Salud no reemplaza en ningún momento las indicaciones y sugerencias expuestas en este sitio. Es el Equipo quien debe contenerlos y apoyarlos, como además guiarlos por este hermoso camino que es compartir el crecimiento y desarrollo de sus hijos.
Y la importancia del seguimiento Post-hospitalario.
El momento del alta permite a los padres establecer una nueva relación con su hijo, similar a la que está presente en el momento del nacimiento.
Por eso el momento del alta adquiere gran importancia emotiva para los padres, pudiendo aflorar angustias y ansiedades respecto del rol que recae sobre ellos: cuidar solos y en casa a su hijo.

Desde el punto de vista orgánico, los criterios para el alta institucional están relacionados en primer lugar con las condiciones de salud del bebé:

• Que el peso sea mayor a 2000gr. y que se observe un aumento de peso estable durante los últimos cinco días de internación.
• Que esté en condiciones de mantener una temperatura corporal vestido normal, en cuna, fuera de la incubadora y con 21 a 23º C ambiental.
• Que pueda ser amamantado en el pecho o artificialmente cada 3 ó 4 horas.
• Que no presente episodios de apnea.
• Que presente un nivel de hematocrito no menor a 25%.

Además de evaluar los puntos citados anteriormente, el equipo médico debe poner atención en cuál es el momento más adecuado para el regreso a la casa.

Es importante que se invite a los papás a participar de algunos cuidados como suministrarle al bebé las vitaminas, cambiar los pañales, su ropa y la de la cuna.
Además es necesario que:

Los padres puedan detectar los síntomas de estrés y prevenir la sobre-estimulación de bebé.
Conozcan algunas posiciones que puedan favorecer el desarrollo de los bebés y a la vez maximizar los momentos de interacción.
Tengan en cuenta cuál es la posición correcta para dormir: boca arriba o eventualmente de costado.
Conozcan el calendario de vacunas, inmunizaciones y, si fuera necesario, la colocación de la vacuna antigripal a convivientes.
Manejen las distintas medicaciones, fórmulas o dietas especiales, aclarando en forma escrita: dosis, horarios, formas, vías de administración, tiempo de duración y así también los efectos colaterales que pudieran aparecer.
Conozcan signos y síntomas frecuentes que pueden aparecer y cuál es la conducta a seguir.

Tanto la experiencia desarrollada día a día por los padres como las charlas con los otros papás de bebés internados o aquellos que han pasado por la misma experiencia, los van preparando para el alta.

Los papás deben exponer todas sus dudas y sentirse seguros para llevar al niño a casa.  Además, deben tener anotado a dónde dirigirse y con quienes comunicarse en caso de dudas o urgencias: tener a mano nombres, apellidos, teléfonos y direcciones.

El equipo médico programará con anticipación el alta del niño cuando detecte que ya están dadas las condiciones clínicas y que la familia está preparada para recibirlo.

Estos bebés nacidos de alto riesgo deben recibir un cuidado continuado en los meses y años posteriores al alta de la Terapia Intensiva Neonatal, vitales para su crecimiento y su desarrollo.
Por este motivo, es necesario que luego del alta hospitalaria, estos niños estén incluidos en un Programa de Seguimiento y se realicen controles de crecimiento físico y neurológico para determinar la necesidad de otras intervenciones y tratamientos.

Fuente: APAPREM

¿Qué te pareció ?

Tags from the story
, ,