Cuando la abuela materna partió

Cuando nace un bebé hay madres que necesitan la contención y el acompañamiento de sus propias mamás. En ocasiones esto no es posible ya que han fallecido con anterioridad a este importante evento.

Ante cada dificultad suelen preguntarse cómo manejarse, que haría su madre o que consejo le daría y se angustian al no poder obtener una respuesta.

Si estás pasando por algo similar tal vez te sirva saber que está en vos la enseñanza que tu madre te dejo. Tal vez no tengas recuerdos puntuales de conversaciones sobre lo que vivís ahora pero sin querer van a ir apareciendo sensaciones, palabras y momentos compartidos que te van a servir en esta etapa como madre. Está  en vos ahora repetir tan linda relación con tus propios hijos o crear una nueva.

Lamentablemente no vas a poder tener las charlas que deseas con tu mamá, según tus creencias podrás contarle lo que sentís y esperar alguna señal o imaginarte su respuesta, siempre vas a poder buscar hacer lo mejor para tu vida y la de tus bebés basándote en todo lo que tu madre te transmitió en los años que compartieron juntas. «Si lloras porque se fue el sol las lágrimas te impedirán disfrutar las estrellas» dice esta frase tan conocida, yo diría que llores por tu madre todo lo que necesites pero no por eso te pierdas de disfrutar de tus bebés que van a iluminar tu vida.

Las madres pueden no estar a nuestro lado físicamente pero jamás olvidamos su paso por nuestra vida. Si tenemos hermosas vivencias y recuerdos podemos compartir con nuestros hijos para que ellos también puedan conocerla y amarla.

Con el nacimiento de un bebé  nace una madre pero en esa mujer  aún vive una niña con deseos, carencias, recuerdos, necesidades y amor. Es una etapa muy fuerte que merece ser vivida aunque no en todas las mujeres se sienta igual.

Como la estés viviendo es como debe ser, algo tal vez haya que sanar para disfrutar a pleno de este nuevo rol.

Romina Deguer Puericultora

Dejanos tu comentario