Canción para madre desvelada…

Hace unos días me tocó pasar una de las tantas noches largas acompañando los despertares intermitentes de mi hija. Era una de esas noches que sellaban un dia entero de actividades sin pausa y estrés.

Entre el silencio de la habitación y la oscuridad algo encendida por las luces tenues que entraban por la ventana me pude observar, me pude sentir. Mi cuerpo gritaba del cansancio, mi cabeza estaba agotada y enojada pensando que ya pronto encontraría la forma de conciliar el sueño; ese bendito sueño que no llegaba.

La acunaba entre mis brazos, aún frustrada de no poder descansar y pensando que no importaba mi sentir sino el poder cuidarla a ella, cuando de pronto me abrazó fuerte con sus manitos acariciándome. La miré tan enamorada como aquel día de su nacimiento. Traía una expresión de tanta paz, que sólo me nació cantarle, cantarnos. En ese momento nos acuné a ambas. Nunca hubiese creido cuánto necesitaba ser acunada y contenida.Yo también estaba como mi hija de agotada, yo también necesitaba estar arropada entre brazos, así que nos tomé fuerte a las dos y nos canté, un canto que salió del corazón y se que acarició nuestras almas.

Nos quedamos ahí acurrucadas, una junto a la otra, luego de prenderse a la teta se durmió suavemente en mi pecho; ella necesitaba mucho más de mi y yo necesitaba estar así sintiendo su olorcito a bebé, escuchando su corazoncito cantar. Me sentí en armonía, pues el enojo y el agotamiento se fueron desvaneciendo porque lo único que importaba era ese momento: las dos juntas y nuestra canción.

Gracias a ella, mi gran maestra, todo se calmó y el tiempo se detuvo en ese mismo instante, ya no necesitaba más, porque había entendido todo. Tan simple como el calor y los brazos de un ser amado para calmar la angustia, calmar el enojo, calmar el cansancio, calmar el susto de un mal sueño; tan simple como ser acunados para sentirnos protegidos y contenidos.

Esa noche entendí el mensaje: no era yo quién mecía en brazos a mi hija…Era ella quién me estaba acunando a mí con su amor.

Daniela Lafuente

#ReflexionesDeMaternidad #SerAcunados #SentirnosSostenidos #CriarConAmor

MaPaternar en Tribu
Embarazo, Lactancia y Crianza

¿Qué te pareció ?